top of page
  • Foto del escritorLiz Amador

La Familia: lo que protege y lo que pone en riesgo a nuestra salud mental

Actualizado: hace 5 días


La salud mental, ese complejo equilibrio entre bienestar emocional, psicológico y social, es influenciada por una variedad de factores que pueden proteger o poner en riesgo nuestra estabilidad. Entre estos, la familia desempeña un papel crucial. Este artículo explora cómo la dinámica familiar puede actuar como un escudo protector o como un catalizador de problemas en nuestra salud mental.



Factores Familiares de Riesgo

La familia, aunque a menudo es una fuente de apoyo, puede también ser un terreno fértil para el desarrollo de trastornos mentales cuando predominan ciertos factores de riesgo. La comunicación es uno de los factores más importantes, pues cuando es disfuncional, es decir, cuando los miembros del sistema familiar hacen uso de estregias de comunicación insanas, irrespetuosas o cargadas de desdén, suelen crear un ambiente donde los integrantes pueden sentirse incomprendidos o desvalorizados. Esto puede llevar a importantes problemas de autoestima y ansiedad en algunos mienbros de la familia.


Otro factor de riesgo significativo es el estrés familiar. Situaciones como el desempleo, enfermedades crónicas, o conflictos persistentes pueden generar un estrés crónico que afecte a todos los miembros. El nivel de daño (gravedad y duración) que esto provoque en la persona dependerá del banco de herramientas psicoemocionales con que cada uno cuente al momento de verse expuesto a esta adversidad. Es importante considerar que el estrés familiar puede exacerbar condiciones como la depresión y la ansiedad, además de aumentar la irritabilidad, aumentando las posibilidades de que se genere violencia verbal o física.


En el caso de los niños de la familia, si los factores de riesgo se sostienen en el tiempo, puede provocar depresión y cuadros de ansiedad, además de retardar su desarrollo emocional y cognitivo. Es importante también considerar la generación de traumas simples o complejos, los cuales son una puerta a muchos otros problemas de salud.


El abuso, ya sea físico, emocional o psicológico, es uno de los riesgos más graves dentro de la familia. Sus efectos pueden ser devastadores y perdurar mucho tiempo, afectando la capacidad de establecer relaciones saludables y aumentando el riesgo de sufrir una variedad de trastornos mentales. Si este abuso comienza en la infancia, aumenta considerablemente las probabilidades de una adolescencia patológica.



Factores Protectores Familiares

Por otro lado, una familia funcional y armónica es el factor protector mas potente para la salud mental. Un factor clave es el apoyo emocional que esa familia entrega, pues sentirse querido, comprendido y valorado fomenta la resiliencia frente a las adversidades psicológicas. Este apoyo puede moderar el impacto de experiencias estresantes y ayudar en la recuperación de trastornos mentales.


La cohesión familiar, es decir, la sensación de unidad y el apoyo mutuo, también es vital. Familias que comparten actividades, que mantienen tradiciones y que se apoyan mutuamente en tiempos difíciles, tienden a tener miembros con mejor salud mental. Además, una buena comunicación dentro del núcleo familiar promueve la expresión de emociones y conflictos de manera saludable, evitando acumulaciones de resentimientos o malentendidos.


Todo ser humano requiere sentir que existe y es importante para otros. Saberse perteneciente a un clan, querido y con una historia en común que contar, conforman un tremendo blindage para afrontar las imperfecciones de la vida.



Conclusión

Es evidente que la familia tiene un impacto significativo en la salud mental de sus integrantes. Las intervenciones destinadas a mejorar la salud mental deben considerar la dinámica familiar como un componente central. Trabajar en fortalecer los lazos familiares, mejorar la comunicación y resolver conflictos de manera constructiva puede ser tan crucial como la terapia individual en el tratamiento de trastornos mentales. En última instancia, una familia saludable no sólo protege la salud mental de sus miembros, sino que también enriquece la sociedad en su conjunto*** Liz Amador * Psicóloga Clínica Familiar

0 visualizaciones

Comments


bottom of page