• lizamador

La gratitud y el amor propio



"Amor propio es un estado de nuestra consciencia y es un estado espiritual, es más que tener una autoestima positiva, más que reconocer nuestras capacidades, talentos, aptitudes, más que sentirnos lindas, merecedoras. Se caracteriza por la gratitud y por la certeza de que eres un milagro, eres perfecta solamente por el echo de estar viva"

Javiera Donoso, Psicóloga



Hoy he comenzado con esta cita que tan profunda me ha parecido, llena de significado. Comunica lo que es y lo que no es Amor Propio, y con este impulso doy inicio a este artículo.

................


Hablar de amor propio no es habitual, en ocasiones incluso puede ser juzgado como una conducta egocéntrica, sin embargo, ocuparse de él es parte esencial de la salud mental, sin duda una muestra de inteligencia emocional y bienestar. Es sabido que una persona que no logra amarse a sí misma de forma sana, difícilmente podrá amar a otros.


Algunos autores plantean que uno de nuestros principales objetivos como miembros de esta especie es la socialización de calidad, si así fuera, se vuelve mas perentorio aún trabajar para lograr un sano amor propio y por defecto, un sano amor por los demás. Aunque ¡ojo!, esto no significa que haya que vivir centrado en sí mismo, que uno sea el origen de todo, el centro del universo o el tarro con mas duraznos, al contrario, un ingrediente esencial en este plato es la gratitud, y de eso te quiero hablar.


La gratitud es la virtud a través de la cual una persona reconoce, interior y exteriormente lo recibido, interpretándolo como un obsequio (no como un derecho) e intentando corresponder de algun modo. Esta gratitud nos invita a reconocer la propia vida como un regalo, como una oportunidad, a darnos cuenta de la fortuna que esta significa, y de que la abundancia interna, del alma, esa constituida por armonia y ecuanimidad, es algo que podemos construir con entusiasmo, si así lo deseamos y decidimos.


La gratitud consigo mism@

"Me agradezco por seguir adelante aun frente a las adversidades,

me honro y me abrazo".


Ser capaz de observar, sin juicio, lo logrado con esfuerzo, sentir ese orgullo que la ciencia llama Beta, es parte del quererse sanamente. El amor sano a su vez, es ese que quiere lo mejor para quien se ama y reconoce el milagro de esa existencia. Este amor puede y debe orientarse al si mismo, de igual forma como a los demás.


... Que tu mirada se cargue de ternura,

cariño y respeto a ti. Agradece tu existencia y ámate física, emocional, mental y espiritualmente.


El amor propio abre la puerta a la gratitud, y la gratitud al amor propio.









31 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo