• lizamador

La frustración y su tolerancia



Cuando iniciamos un proyecto, tenemos en mente una idea previa sobre el resultado que esperamos .¿Qué ocurre cuando ese resultado no es el esperado o cuando un obstáculo se interpone en nuestro camino? Simple: nos frustramos. Pero, ¿sabemos lo qué es la frustración?. Es un estado de malestar psíquico en el que experimentamos un conjunto de emociones como enojo, tristeza, desilusión, ansiedad, impotencia, etc, pero con una emoción predominante. ¿Cómo podemos aliviar ese malestar? Con tolerancia a la frustración, que es el modo en el que cada ser humano maneja ese conjunto de emociones. Cada individuo responde a la frustración con un bagaje de emociones de afrontamiento, que se fue formando desde la infancia por los ejemplos de nuestros cuidadores y por las experiencias que vivimos. Dichas emociones de afrontamiento pueden ser o no ser adecuadas, pero son nuestro modo personal de enfrentar lo que nos frustra.


Frustrarse es un hecho frecuente. ¿Cómo podemos saber si lidiamos de modo adecuado con la frustración? Debemos observar nuestras emociones y comportamientos ante lo que nos frustra.


Si tenemos buena tolerancia a la frustración significa que somos capaces de detenernos, tomar distancia, reflexionar, analizar los pasos que hemos dado, revisar si nos hemos equivocado en algo o por qué algo no nos ha funcionado y finalmente probar otros modos para llevar adelante nuestro proyecto, perseverando a pesar de las dificultades.


Por el contrario, si tenemos baja tolerancia a la frustración, reaccionamos de dos modos: nos enojamos y desistimos en el primer intento, o nos victimizamos. Victimizarse significa inflexibilizarse y obsesionarse con la idea de que todo debe funcionar como esperábamos. Ello aumenta nuestro malestar emocional y comenzamos a tener ideas irracionales: "el problema soy yo, porque lo hice mal", "no soy lo suficientemente buena", "no hago bien las cosas y me siento impotente".


Lo importante es que si nuestras emociones de afrontamiento a la frustración no existen, se pueden generar, y si no son las más adecuadas, se pueden modificar, con el apoyo fundamental del especialista.


8 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo