top of page
  • Foto del escritorLiz Amador

Cerebro y Lenguaje. Un análisis exploratorio de su interacción

Actualizado: 6 nov 2023


En este análisis reviso la relación entre el cerebro y el lenguaje, explorando las diversas áreas cerebrales que juegan un rol fundamental en el desarrollo de la comunicación en el Ser Humano, asi como también la influencia de la genética en el desarrollo de la misma.







INTRODUCCIÓN

El lenguaje es una de las características más distintivas de la especie humana y desempeña un papel fundamental en nuestra comunicación e interacción social. A medida que avanzamos en la comprensión de esta compleja habilidad, surge la pregunta de cómo el cerebro humano se relaciona con el lenguaje. Este artículo tiene como objetivo explorar la interacción entre el cerebro y el lenguaje, examinando la influencia de los procesos cerebrales en la adquisición, producción y comprensión del lenguaje. Al reunir y analizar estudios y teorías relevantes, se espera obtener una visión más clara de esta relación.


DESARROLLO

El desarrollo y funcionamiento del lenguaje implican una interacción compleja entre diferentes áreas del cerebro. La adquisición del lenguaje en los niños, por ejemplo, está asociada con cambios significativos en la estructura y conectividad cerebral.


Una de las áreas cerebrales más conocidas por su papel en la comunicación es el área de Broca. Ubicada en el lóbulo frontal, el área de Broca se asocia con la producción del habla y la generación del lenguaje. Las lesiones en esta área pueden resultar en una condición conocida como afasia de Broca, caracterizada por dificultades para articular palabras y construir oraciones coherentes. La estimulación de esta área durante ciertos procedimientos neuroquirúrgicos también puede afectar temporalmente la capacidad del individuo para producir lenguaje.


Otra región cerebral crucial para la comunicación es el área de Wernicke, ubicada en el lóbulo temporal. Esta área está involucrada en la comprensión del lenguaje y la interpretación del significado de las palabras. La afasia de Wernicke se produce cuando hay daño en esta área, lo que resulta en dificultades para comprender el lenguaje hablado y escrito. Las personas con esta condición pueden producir oraciones gramaticalmente correctas, pero su contenido puede carecer de sentido.


Además del área de Broca y el área de Wernicke, hay otras regiones cerebrales que desempeñan un papel importante en la comunicación. El giro temporal superior, por ejemplo, está involucrado en la percepción y discriminación de los sonidos del lenguaje. Las áreas de asociación auditiva también desempeñan un papel en la interpretación de los sonidos del habla.


La corteza prefrontal, que se encuentra en el lóbulo frontal, desempeña un papel crucial en la planificación y ejecución de la comunicación. Esta región se activa cuando seleccionamos y organizamos nuestras palabras antes de hablar. Además, la corteza prefrontal media está involucrada en el procesamiento de la información semántica y pragmática, ayudándonos a comprender y utilizar el lenguaje en contextos apropiados.


Es importante tener en cuenta que la comunicación no se limita al lenguaje verbal. Otras formas de comunicación, como los gestos y las expresiones faciales, también involucran áreas específicas del cerebro. El área motora suplementaria, por ejemplo, está implicada en la producción de gestos, mientras que las áreas cerebrales responsables del procesamiento visual y facial están involucradas en la interpretación de las expresiones faciales.


Además de los aspectos estructurales y funcionales, los estudios también han investigado la genética y los factores hereditarios en la relación entre el cerebro y el lenguaje. Se han identificado genes asociados con la capacidad lingüística y se ha demostrado que las variaciones genéticas pueden influir en la predisposición a trastornos del lenguaje, como la dislexia.


La genética y la comunicación

La genética desempeña un papel crucial en la adquisición y desarrollo del lenguaje. Los estudios de gemelos han demostrado que existe una base genética para el lenguaje. Los idénticos, que comparten el mismo material genético, tienen una mayor concordancia en la capacidad lingüística en comparación con los gemelos fraternos, que comparten solo aproximadamente la mitad de sus genes. Esto sugiere que la herencia genética contribuye significativamente a las habilidades lingüísticas.


La investigación genética ha identificado varios genes asociados con el lenguaje. Uno de los genes más estudiados es el FOXP2. Las cambiadas en este gen han sido relacionadas con trastornos del lenguaje, como la dispraxia verbal. El FOXP2 está involucrado en el desarrollo de las áreas cerebrales críticas para la producción y comprensión del lenguaje. Estas comprobaciones respaldan la idea de que los factores hereditarios desempeñan un papel en la predisposición a los trastornos del lenguaje.


Además, se ha demostrado que las variaciones genéticas influyen en la plasticidad cerebral y en la capacidad de adaptación del cerebro al lenguaje. Los estudios han revelado que ciertas variantes genéticas pueden afectar la estructura y la conectividad de las áreas cerebrales relacionadas con el lenguaje. Esto sugiere que los factores genéticos no solo influyen en la adquisición inicial del lenguaje, sino también en la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar a lo largo del tiempo.


CONCLUSIÓN

En este análisis se ha explorado la interacción entre el cerebro y el lenguaje, destacando la influencia de los procesos cerebrales en la adquisición, producción y comprensión del lenguaje. Los hallazgos obtenidos a través de estudios y teorías relevantes lograron una visión integral de esta relación compleja y dinámica. Se ha demostrado que áreas cerebrales específicas, como el lóbulo frontal, el lóbulo temporal y el área de Broca, desempeñan roles fundamentales en el procesamiento del lenguaje. La plasticidad cerebral permite adaptaciones y reorganizaciones en respuesta a la experiencia lingüística.

Los trastornos del lenguaje, como la afasia, han revelado la importancia de las áreas cerebrales específicas en la producción y comprensión del lenguaje. Las lesiones en áreas como el área de Broca y el área de Wernicke pueden causar dificultades significativas en la comunicación verbal.


Además, los estudios genéticos han proporcionado información sobre la influencia de los factores hereditarios en la relación entre el cerebro y el lenguaje. Se han identificado genes relacionados con la capacidad lingüística y se ha demostrado que las variaciones genéticas pueden influir en la predisposición a trastornos del lenguaje***


4 visualizaciones

Comments


bottom of page